He estado cuatro o cinco veces en el albergue, la última vez en Octubre de 2018. Por más años que pasen, Isabel, su madre y su equipo dan un toque especial, cariñoso, amable y cercano al peregrino.