Gracias a Isabel y su equipo en el albergue Nuestra Sra. del Pilar en Rabanal del Camino! Tuve que reposar unos días ahí debido a una fuerte tendinitis y encontré un genuino “espíritu de camino” donde la generosidad y el deseo de ayudar al peregrino son reales y sinceros. Gracias Isabel, los recordaré siempre con mucha gratitud!